Peaje de La Calera: por qué casi 70 mil vecinos aseguran que es ilegal y la provincia debe retirar las cabinas

Compartir:

Carlos logró llegar al sueño de la casa propia. No lo pudo concretar en la capital cordobesa, por el mismo dinero prefirió un terreno que le daba la posibilidad de edificar una vivienda con patio en lugar de un departamento pequeño en un barrio cercano a su trabajo. El sitio fue La Calera, una localidad pegada a la gran ciudad.

Todos los días, se sube a su vehículo y parte hacia Córdoba. A las pocas cuadras se debe detener a pagar $400, que es el beneficio del 50% como vecino. Destina $17.600 mensuales a Caminos de la Sierras.

De lunes a viernes suele cruzase con una camioneta blanca que sobresale del resto de los autos. Es el auto de Graciela, aunque no se conozcan personalmente. Ella es empleada del Poder Judicial y está pronta a jubilarse dentro de pocos años. Todos los días mira la hora en su reloj pulsera que hace juego con sus anillos, por más que lo intente siempre es tarde. En la puerta de su country debe elegir la ruta corta con peaje o la extensa, sin cobro extra pero mucho más transitada. Elige el camino mas breve y a pocos metros de la “guardia” de su barrio. Se topa con el auto de Carlos en la fila del telepeaje.

Protesta de vecinos de La Calera

No importa la clase social, todos se encuentran en las cabinas. Cordobeses y calerenses hacen una sola fila. A diferencia de su vecino de La Calera, Graciela pagará $800 por pasada que se debitarán de su cuenta solo por circular dentro de los límites del departamento Capital. Al mes son $35.200, un poco más de lo que paga de abono en su teléfono. Eso es solo para ir y volver del trabajo. Por las tardes coordina con sus amigas “cordobesas” de Valle Escondido para saber quien la visita. Prefiere no volver a salir, eso le demandaría sumar otros $1.600. Ese dinero no le cambiará la economía a familiar, aunque todos los días como un “toc” se queja mordiéndose el labio inferior.

Peaje en La Calera: la pelea por 24 mil autos que pagan diariamente $400 por pocos kilómetros

Carlos y su vecina cordobesa Graciela son dos ejemplos de los 24 mil vehículos que todos los días cruzan las barreras de las cabinas. Desde su instalación se quejaron. Este 2024 parece que la paciencia llegó a un límite y están dispuestos a cambiar las cosas, entre ellas llegar a torcer la decisión provincial y eliminar el cobro.

Ninguno de ellos son parte del grupo de vecinos autoconvocados que al menos una vez al mes protestas en el peaje por sentirse afectados. Ambos acompañan en silencio, quizás por pudor o porque no quieren sumar otro compromiso.

Los afectados por el cobro del peaje son unos 60.000 habitantes de La Calera y otros 10 mil vecinos de Córdoba que se distribuyen en los barrios Lomas de la Carolina, El Bosque y Villa Warcalde, entre tantos otros. Todos pagan impuestos provinciales y tasas municipales para circular. Agregar un pago extra de un peaje lo consideran excesivo.

¿Por qué tienen que pagar el peaje?

Todo se reactivo en diciembre de 2022 cuando el grupo de Whatsapp se volvió a encender. Ricardo Moyano fue uno de sus fundadores. Funcionaba como una plaza pública en donde 750 vecinos hacían catarsis entre ellos. Pero de las charlas pasaron a la acción y a las primeras protestas. Ya cansados comenzaron con diez manifestantes que se juntaron con carteles en las cabinas, en la última superaron los 350 presentes. Allí hay ciudadanos de Córdoba y La Calera. Ahondaron en una simple pregunta ¿Por qué pagar el peaje?

Desde el siglo pasado, 1999 para ser un poco más precisos comenzaron los reclamos por la instalación de los peajes en territorio cordobés. Fueron en el gobierno de Ramón Mestre, pero se profundizaron durante el primer mandato de José Manuel De La Sota. Los radicales aprobaron los peajes y los peronistas decidieron donde se iban a colocar cada casilla. Por aquellos años eran privados. El único barrio que logró torcer con sus demandas a la decisión de un gobierno y lograr zafar de pagar la tarifa a la empresa privada Caminos de las Sierras fueron los vecinos del barrio Las Delicias.  

Tomando perspectiva de todo, por aquellos años se pagaban apenas centavos. Según las crónicas del momento, la suma mensual destinada al pago de las cabinas eran 72 pesos.

Peaje de La Calera: con Rufeil de “aliado”, Rambaldi igual perdió la batalla en la Legislatura de Córdoba

Los gobiernos peronistas de los últimos 23 años en la provincia siempre mantuvieron una relación tensa con las empresas a cargo de las concesiones de las cabinas. El valor de cada pase fue una discusión hasta que se fueron absorbidas por el mismo Estado. A partir de allí, todo cambió.

Protesta de vecinos de La Calera

Los valores ya los comenzó a regular la provincia con entes como el ERSEP. La inflación colaboró para que la tarifa pase de $1,80 cuando se instaló a $800 pesos de la actualidad.

A los reclamos vecinales, tímidos al inicio, siempre se sumaron los intendentes de La Calera y de Córdoba. El más activo durante los primeros años fue Luis Juez. Durante su paso por el municipio capitalino, impuso una ordenanza para que los peajes no se radiquen dentro del ejido urbano capitalino. El de La Calera comenzaba a quedar fuera de lugar. Pese a su pedido de eliminación la justicia consideró que al ser una ruta provincial, la jurisdicción no era el municipio. Primer tropiezo.

Las razones de la ilegalidad

Un peaje ubicado sobre una avenida y no una ruta

Las cabinas del peaje de están situadas sobre la avenida Ejército Argentino. Es una definición que hicieron carne los vecinos de Córdoba. Es como poner cabinas sobre la avenida Colón. La ruta E-55 quedó debajo de este corredor que tiene su inicio en el Tropezón (Ciudad de Córdoba) y culmina cuando se une a la avenida Juan Domingo Perón (dentro de la Ciudad de la Calera). Es considerada, según los vecinos, traza urbana con una extensión de 10 kilómetros. 

Las plazas de peajes fueron puestas al medio de su trayectoria, a 5 km del Tropezón; entre el Barrio Las Delicias y Lomas de la Carolina (ambos pertenecen a la misma urbanización y están dentro de la ciudad de Córdoba).

Cabinas del peaje

Ubicadas en zonas urbanas

Las cabinas ubicadas en el límite entre el departamento Capital y el Colón. Los vecinos demuestran que son las únicas cabinas que no acata la letra del contrario de concesión. Los motivos son varios, pero entre los principales es que está ubicado dentro de una zona urbana. En el anexo Técnico Particular de la Red de Accesos a la ciudad de Córdoba, en el artículo 10 se define que las “construcciones y emplazamiento de las instalaciones para el cobro de peaje establece como zonas de exclusión para la instalación y/o localización de Casillas de Peaje las zonas urbanas y suburbanas”.

Sin obras, la autovía no cuenta

Hace unas semanas, el intendente de Córdoba Daniel Passerini junto al gobernador presentaron la autovía sobre la avenida Ejército Argentino para agilizar el tránsito de los vecinos Valle Escondido.

Para los vecinos del sector sería la primera obra de envergadura “pero no debe considerarse una obra del peaje, sino es una obra de la ciudad para un barrio”, destacó una de las vecinas. Sus sospechas es saber si son parte de las inversiones propia de los recursos de la RAC o se pagará con recursos provenientes de préstamos o financiamiento externo. “Pero los vecinos de Valle Escondido no usan ni pagan el peaje para circular dentro de la ciudad”, remarcó.

Piden no contar como obras las ampliaciones y rotondas llevadas a cabo en un tramo de tres kilómetros que rodean a las cabinas, realizadas sobre La Calera. Fueron construcciones sin presupuesto previo o costos finales de las obras.

Puente en Avenida Ejercito Argentino

Velocidad de circulación según avenidas y no rutas

Cuando fue colocado el Peaje, hace más de 20 años, la zona estaba poco poblada, aun así era suburbana. Uno de los indicadores era la velocidad máxima 90 km de circulación de los vehículos. Con el tiempo y el aumento exponencial de la densidad poblacional del sector, la velocidad máxima se adecuó a lo que se establece para las avenidas urbana a 60 km/h, amén de tener todo lo concerniente a dicha característica encontradas en la “ciudad” con cruces peatonales, paradas de colectivos, semáforos y hasta lomas de burro. Por lo que no cabe duda que el sector donde están ubicadas las plazas de Peaje es “zona de exclusión” según contrato.

Produce Inequidad entre vecinos

Hay una clara separación clasista que se da por la zona en donde está ubicado el peaje, rodeado principalmente por muchos de los barrios cerrados más exclusivos de la ciudad. Debe considerarse que son vecinos de la ciudad de Córdoba y que pagan por circular dentro de la misma capital, no llegan de otras localidades. Algo similar pasó con las casillas de peaje de Villa Giardino, aunque estas eran nacionales y no provinciales logrando la atención del Defensor del Pueblo de la Nación.

Un intendente que si y otro que no

Por el momento Daniel Passerini no se reunió con los vecinos de encabezan las protestas. Aseguran que ya pidieron audiencia con el mandatario local. Fernando Rambaldi de La Calera, por el contrario, hizo campaña con la promesa de eliminar el cobro. Siempre se sumó a las protestas y fue uno de los principales voceros. Pese a que no quieren politizar el conflicto, la presencia del jefe de gobierno calerense ayuda a mantener latente la lucha.

También puede interesarte

Deadpool & Wolverine: cómo instalar la extensión de Google Chrome para evitar spoilers

A pocas horas del estreno más esperado del año, Deadpool & Wolverine, no son pocos los fanáticos del...

Cómo creció! Las fotos de Bautista Vicuña en su primer viaje solo a Reino Unido que emocionó a Pampita

Y, un día, Bautista Vicuña armó la valija, se despidió de Pampita y Benjamín Vicuña y...

Cómo saber si tengo subsidio de luz

En un contexto de suba de tarifas, muchos usuarios se preguntan si tienen subsidio de luz. Por el...