Peto Menahem: Siempre es momento para el humor

Compartir:

Peto Menahem llega puntual al encuentro con NOTICIAS. Un café de especialidad ubicado en una esquina de Caballito cercana a su casa sirve de ámbito propicio para la charla.

El éxito de “Felicidades” lo tiene entusiasmado. Comparte elenco con Adrián Suar, Griselda Siciliani, Jorgelina Aruzzi y Benjamín Vicuña. Este quinteto integra su propia versión de “Los siete magníficos” con la incorporación del camaleónico Mariano Pensotti en el texto y en la puesta en escena y del siempre eficiente Daniel Veronese en la dirección.

Actor, guionista, comediante, lector empedernido, artista del collage, amante de los animales, director y cultor de la amistad, Menahem escucha con interés, piensa al hablar y declara en forma convincente. Entrevistarlo es explorar el eterno resplandor de una mente repleta de recuerdos.

Noticias: Cuando uno ve el elenco de “Felicidades” piensa que nada puede fallar, ¿cuál fue su desafío a la hora de subirse a la obra?

Peto Menahem: Es una buena pregunta porque no me lo planteé en términos de desafío, para mí fue pura alegría y placer de entrada. Me gusta mucho estar con Adrián, vamos a comer, tenemos una relación más allá del trabajo pero también un vículo laboral desde hace muchísimos años. ¡Creo que la primera vez que entré a Polka fue en el 99! Me gusta muchísimo trabajar con él y nunca habíamos hecho teatro como compañeros aunque Adrián había producido “Los reyes de la risa”, donde me tocó actuar con Alfredo Alcón y Guillermo Francella. Fue una alegría que me llamara para compartir el escenario, ya desde que me contó la obra me interesó un montón y el elenco me obnubiló. 

Noticias: El elenco es casi intimidante. ¿Ya tenía relación con todos? La obra exige una sincronía perfecta entre los personajes

Menahem: A Griselda la quiero un montón, tenemos la mejor y cada vez somos más amigos, no habíamos compartido trabajo, solíamos cruzarnos en los pasillos del teatro cuando ella hacía Corazón Idiota con Carla Peterson y nos matábamos de risa, pero ahora pegamos una onda increíble. Jorgelina y yo somos muy amigos, esta es nuestra tercera obra, antes hicimos “Le prenom” y “La puerta de al lado”. Laburamos un montón juntos y aunque no compartamos trabajo siempre estamos muy en contacto, hablamos seguido, nos vemos, nos contamos las cosas. A Benja no lo conocía y fue un sorpresón alucinante, admiro mucho cómo trabaja y es muy buena gente. Tiene una claridad y una concentración en el laburo que a mí que soy el rey de la dispersión me viene bien (se ríe). Hay mucha confianza en el grupo para decirse las cosas y eso es espectacular. En eso Adrián es un capitán extraordinario, pero tampoco olvidemos que hay un gran director como Daniel Veronese que ordena todo, además de Pensotti que escribió la obra e hizo la puesta. En ese sentido los siete somos una máquina de proponer, no solo ideas para la obra sino también diversión.

Noticias: Ahora están en cartel “Exit”, “Reverso”, “Esperando la carroza”…

Menahem: A mí Nancy Dupláa me encanta, es una actriz extraordinaria y Fernanda Metilli es genial, una amiga de muchos años. “Reverso” está muy buena, ¿viste?  Lo que pasa es que cuando Carla Peterson se sube al escenario es ¡wow! No vi “Esperando la carroza”, hay mucho actores super buenos, pero el equipo Ciro Zorzoli y Paola Barrientos es imbatible.

Noticias: Se lo comentaba porque son todas muy buenas comedias como también es el caso de “Felicidades”. ¿Este es un momento propicio para el humor en el teatro?

Menahem: Para mí siempre es momento para el humor. Además no hay un solo tipo de humor, puede ser un fin o puede ser un medio. Lo que más interesa y lo que intento hacer tanto en mi vida personal como en el escenario es convertirlo en un medio para hablar de distintos temas. ¡En “Felicidades” se dice cada cosa! Nunca pensé que el público iba a reirse tanto, pero sí que iban a sorprenderse, nadie imagina para dónde va la obra, es muy astuta la dramaturgia en ese sentido. Esto que voy a decirte es sin emitir un juicio de valor, pero a mí no me funciona el humor como objetivo final, me aburre, quizás porque no me siento humorista. Yo me subo al escenario para despertar interés en el espectador y en el medio nos reímos. Eso se logra con un poco de suerte, pero también intentando hacer cosas interesantes, con temas y personajes que me interpelen, así puede ser que la ecuación funcione. 

Noticias: Usted hizo “El fútbol o yo” con Adrián Suar y “Granizo” con Guillermo Francella. ¿También le gusta tocar esa tecla del humor más masivo?

Menahem: Sí, claro. Vengo de hacer “Los Bonobos”, así que me gusta lo popular, actuar para mucha gente. Para poca también. “Los Bonobos” fue muy masivo, venía tanto público sobre todo por Lizy Tagliani, que nos esperaban a la salida para agradecer. Muchos nos decían que era la primera vez que iban al teatro y tenían ganas de ver más, con Osqui Guzmán nos mirábamos y pensábamos: “Para esto hacemos teatro”. Siempre hay que decir andá a ver muchas obras porque está bueno, esa mecha que se enciende y te despierta el interés es impresionante, me voy a dormir muy contento cuando pasa eso.

Noticias: Hace un rato mencionó a Alfredo Alcón, ¿qué recuerdo tiene de él?

Menahem: El mejor, lo recuerdo mucho y muy seguido. Fue muy importante para mí conocerlo, actuar con él obviamente también. Pero sobre todo charlar, estar. Era una persona muy graciosa e inteligente. Lo que más resalto de Alfredo, además de su calidad humana y actoral que es gigante, es que era alguien que siempre tenía la poesía a mano para aconsejarte sobre algo de tu vida, y esa poesía te caía perfecta, con las palabras justas. Me emociona contarlo porque hacen falta más personas así. Desde hace rato que hay poca poesía, ahora en la era de la selfie menos todavía. La poesía es algo que puede mejorarte o por lo menos distraerte de la vanidad. 

Noticias: Habla con mucha pasión de su oficio. ¿Siempre quiso ser actor?

Menahem: Siempre. Solo que no sabía que se podía decidir ser actor. Antes de elegir la actuación mi vocación era la veterinaria, me gustan mucho los animales. Pero un día a los 14 años escuché que alguien dijo: “Estoy estudiando teatro” y se acabó todo. Fue una epifanía, recuerdo perfectamente ese momento, todo se me vino a negro y quedé en un espacio vacío agarrado a esa frase. Pensé: “Ah, ¿se estudia eso? ¡Qué boludo!” (risas). Esa misma semana me puse a investigar dónde podía formarme, yo tenía dos actores que me encantaban y que daban clases juntos en el mismo espacio, eran Franklin Caicedo y Norman Briski, pero todavía era demasiado chico para estudiar con ellos. Esperé y al año siguiente finalmente pude entrar a la escuela de Agustín Alezzo. Fueron muchos años de formación y trabajo, para cuando quedé por primera vez en un casting, después de rebotar en 1500 (se ríe),  yo ya había hecho 10 obras.

Noticias: Hay pocas amistades que la gente conozca más que la suya con Sebastián Wainraich. ¿Cómo arrancaron a ser amigos ?

Menahem: Yo hacía un espectáculo que en el que después estuvimos juntos llamado “Cómico Stand Up”. Al final fueron cinco espectáculos que sumados duraron 10 años y se convirtieron un poco en responsables de la movida standupera de ahora, en ese entonces casi no había nada. Hice “Cómico” en Niceto y Sebastián tenía un programa de radio, fue en el 2001. Vino a ver el espectáculo y sintió que mi monólogo podría haberlo hecho él, nos colgamos a charlar y pegamos una onda tremenda en ese mismo momento. Yo hablaba mucho de la Biblia en el show y él me mandó un cuento sobre Dios. Después fui a verlo a “Liberarte” y se incorporó a “Cómico” como productor y guionista, en “Cómico 2” ya estuvimos juntos. Yo iba a boludearlo a la radio, él se reía y una día me preguntó por qué no era parte del programa. Ya está, listo, me sumé.

Noticias: Al principio el stand up estaba muy relacionado con la cultura norteamericana, con Seinfeld, por ejemplo. ¿Cómo se le ocurrió que podía funcionar acá?

Menahem: A mí no se me ocurrió. No consumía stand up, no conocía a nadie. Solo sabía actuar y me veía simplemente como un actor haciendo un monólogo que había escrito, no me parecía nada del otro mundo. El tema era escribir algo gracioso, interesante. En ese sentido hay que darle la derecha a Natalia Kleiman que fue la impulsora de “Cómico” y la productora de todos los espectáculos. Hubo otros precursores del género un poquito antes, que nosotros como Martín Rocco que después formó parte de “Cómico”, Ale Angelini, Natalia Carulias, ese grupo que hacía stand up en lugares como El Bululú.

Noticias: Hizo muchos programas de televisión, ¿se anima a decir cuáles fueron fueron sus favoritos?

Menahem: Uno de los favoritos volvió a darse hace poco en la TV Pública, es “Padres e hijos”, la curiosidad es que no es una ficción sino un programa de entrevistas. También están entre mis preferidos “Señores papis” y “Primicias”, me parece que ahí está el podio. También me gustó mucho ser parte de “El sodero de mi vida” y de “Casi Ángeles”. Si tengo que jugarme y tirar un solo título, “Señores papis” está allá arriba. De hecho forjó una amistad entre los cuatro, con Joaquín Furriel, Luciano Cáceres y Luciano Castro, que sigue hasta el día de hoy. 

Galería de imágenes

Volvió a la televisión junto a su amigo Sebastían Wainraich en “La noche perfecta”. | Foto:Marcelo Dubini.

En esta Nota

También puede interesarte

Deadpool & Wolverine: cómo instalar la extensión de Google Chrome para evitar spoilers

A pocas horas del estreno más esperado del año, Deadpool & Wolverine, no son pocos los fanáticos del...

Cómo creció! Las fotos de Bautista Vicuña en su primer viaje solo a Reino Unido que emocionó a Pampita

Y, un día, Bautista Vicuña armó la valija, se despidió de Pampita y Benjamín Vicuña y...

Cómo saber si tengo subsidio de luz

En un contexto de suba de tarifas, muchos usuarios se preguntan si tienen subsidio de luz. Por el...